Sor Cristina de Jesús

 

"...ahora doy gracias a Dios de haberme quedado y de ir adelante confiando en Él, pues me encuentro ya muy feliz y con el deseo de serle fiel hasta el fin de mi vida".

 

Soy Sor Cristina de Jesús. Tengo 39 años y nací en la India del Sur.

Mi nombre de nacimiento es Elizabeth. De pequeña, aunque quería ser muy buena persona, tal como me educaba mi madre -ya que mi padre murió cuando yo era muy chica-, no tenía ninguna ilusión de ser monja.
Cuando terminé el décimo curso, o sea, la secundaria, me dediqué a aprender más cosas y trabajar: mecanografía, coser a máquina, trabajar en una imprenta...
En este tiempo empecé a sufrir mucho porque un hermano mío empezó a beber mucho y veía cómo sufría mi madre. Yo comencé a rezar mucho a la Virgen, a quien tanto quería desde pequeña, y al Espíritu Santo. El sufrimiento de mi casa influyó en mí en confiar más en Dios y madurar humanamente.
Tuve oportunidad de ir a un Centro de Renovación Carismática y la gracia de permanecer allí, sirviendo voluntariamente como sacristana varios meses. En este tiempo vino una monja por el Centro preguntando quién querría ser monja. A mí me dio una corazonada y le dije que me ayudara a preparar los papeles. Ella fue quien me condujo aquí.
Al principio me costó mucho la lengua y hacerme a esta cultura y me entraba la tristeza, pero con la ayuda de Dios y de mi comunidad lo vencí, y ahora doy gracias a Dios de haberme quedado y de ir adelante confiando en Él, pues me encuentro ya muy feliz y con el deseo de serle fiel hasta el fin de mi vida.

- Testimonio redactado en 2008 -